filogénesis humana * informe de césar julio hernández sobre la filogénesis del ser humano, al seminario constitución de los

FILOGÉNESIS HUMANA
*
Informe de César Julio Hernández sobre la filogénesis del ser
humano, al Seminario Constitución de los Sujetos del seminario
Permanente Vigotski
Investigaciones de biólogos, paleontólogos, genetistas, químicos,
físicos, entre otros, han arrojado importantes resultados para la
comprensión de la filogénesis de los seres vivos, en especial de los
humanos. Esto permite acercarnos a la historia de las civilizaciones,
de las culturas de los pueblos y a la historia misma de la humanidad.

“La herencia genética del ser humano se encuentra en unos finos
filamentos dobles, el ADN (ácido desoxirribonucleico), dentro de los
cromosomas, situados en el núcleo de la célula. Las bases
fundamentales, la adenina, la timina, la citosina y la guanina,
constituyen el alfabeto de la vida, una escritura que da indicaciones
precisas respecto al funcionamiento de las células. Mientras que este
ADN representa la verdadera sustancia genética
del ser humano, también existe, independientemente de ella, sustancia
genética en las mitocondrias. Se trata de las «centrales» energéticas
de las células animales y humanas. Se reproducen de un modo autónomo y
totalmente independiente de la sustancia genética del núcleo celular.
Puesto que en la fecundación de un óvulo humano no se transmiten
mitocondrias, es la línea materna la encargada de transmitir la
herencia de estos inquilinos de la célula. De los cambios de orden que
se producen en las cuatro letras que configuran el alfabeto de la
vida, es decir, las bases fundamentales, se desprenden las
transformaciones genealógicas.”
Imagen 1
En su libro La aparición del hombre, Joseph J. Reichholf sustenta
varias tesis trascendentales. Una de ellas sostiene que todos
procedemos del mismo origen material y que sólo existe una especie
humana. Otras señalan de qué manera, primero fue la dotación biológica
y, luego, el desarrollo del cerebro resultaron las bases de la
evolución humana.
Pero también afirma que el desarrollo del ser humano no ha sido lineal
y que ni el azar ni la predeterminación han tenido lugar en el proceso
evolutivo humano.
Efectivamente, con el método del fechado, mediante el uso del isótopo
radioactivo del Carbono (C-14), del carbono más común C-12, del
potasio 40 y el Uranio 235, se han podido estudiar los fósiles como
“único testimonio biológico de lo ocurrido en la tierra en el pasado”,
según expresión de Daniel Piñeros1.
De tales investigaciones se ha deducido que las rocas más viejas
halladas en la tierra datan de hace 4800 millones de años. Que el
inicio de la vida en la tierra data de hace 3800 millones de años. Que
hace 2000 millones de años hubo una gran revolución ambiental en el
planeta. Que con la diversificación de los mamíferos surge el hombre
hace entre 100.000 y 200.000 años2.
En el capítulo que indaga por la cuna del ser humano Reichholf
reafirma el hilo de la continuidad ininterrumpida que une toda la vida
sobre la tierra: cómo todo ser vivo existió a partir de otro ya
existente, sin que pierda nunca su relación con sus predecesores. Lo
cual, análogamente puede decirse de la transición entre la materia
inerte y la materia viva: que las moléculas complejas que forman los
organismos devienen de las moléculas simples inorgánicas3.
Otra tesis gruesa que plantea el texto tiene que ver con la relación
del parentesco entre los antropomorfos actuales (gorila, chimpancé,
orangután)4 y los seres humanos. Fue del grupo de los
australopitecinos, “de su forma más grácil”, de donde se desarrolló el
Género homo. Este grupo, ubicado al Sur de Etiopía y Norte de
Tanzania, ya contenía a los antecesores directos del ser humano.
Concluye el autor de La aparición del hombre que los australopitecinos
se separaron de la línea general de los primates hace 5 millones de
años. He aquí el gráfico que presenta:
El origen del ser humano no se caracteriza por una línea recta, sino
por diversos «intentos», la expansión en abanico, el despliegue y la
desaparición.
La ilustración muestra que la edad del hielo, con su alternancia entre
épocas frías y cálidas, revistió gran importancia para la expansión de
la línea genealógica que contiene la rama de los primates en la que se
encuentra el hombre actual. Los inicios del desarrollo específico se
remontan al paleoceno, la última fase de la era terciaria, cuando se
formó la capa de hielo antártica y el clima húmedo y cálido se tornó
más seco y fresco. El retroceso de los bosques causado por este cambio
dio vía libre al desarrollo de la vida de los primates en la sabana,
donde se desgajó la rama que condujo a la aparición de la estirpe
humana.

Imagen 2
Así, pues, el Australopithecus, como se aprecia en el gráfico, es una
rama que se separó de la estirpe general y optó por dejar al bosque y
salir a las sabanas y estepas (los primates pueblan principalmente la
selva), hace sólo 5 millones de años. “Sólo” si lo relacionamos con el
origen de las especies vivas: 3 mil millones de años5. Es importante
destacar el gran valor nutricional de la alimentación omnívora
equilibrada (proteínas, grasas, hidratos de carbono, energéticos,
plantas fanerógamas, angiospermas e insectos) que posibilitaron el
crecimiento rápido, la reproducción y la formación de glándulas
mamarias para la alimentación de crías. Es este Australopithecus, cuya
formación de glándulas coincide con la del chimpancé y el gorila en un
98%, el predecesor del ser humano erguido y relativamente bajo, que no
podía vivir en los árboles de la selva.
Relata Reichholf cómo el linaje primitivo que condujo al surgimiento
del ser humano se veía obligado a buscar alimentos de alto valor
nutritivo y energético y cómo el hombre plenamente desarrollado empezó
a configurar activamente su entorno. Los cambios climáticos habían
reducido la selva y se expandían las praderas.
El autor también explica cómo hace 60 millones de años —en los albores
de la era terciaria— la distribución de la tierra y los mares tenía
otro aspecto físico del actual; las abundantes precipitaciones en el
cálido clima mundial contribuyeron a los desplazamientos continentales6.
Sudamérica se separó de África hace un poco más de 100 millones de
años. También el Océano Atlántico influyó notablemente en la evolución
humana: los desplazamientos continentales formaron las grandes
cordilleras montañosas (Alpes, Himalaya, Montañas Rocosas, Andes), las
cuales pasaron a dirigir la circulación de masas de aire en la
atmósfera, en tanto que las masas de tierra se acercaban a los polos,
ocasionando su enfriamiento.
Precisamente en la zona o grieta de hundimiento tectónico en África,
se han concentrado los testimonios de la evolución humana. También en
el sur de África hay vestigios de Australopithecus (o “mono del sur”);
en el norte, del Homo erectus y del hombre Neandertal y el Homo
sapiens sapiens “moderno” de Palestina.
Como elemento de la naturaleza, con la que entra en una relación
dialéctica (de conservación-transformación), el ser humano vive los
cambios operados a fin de la era terciaria (a través del pleistoceno y
hasta la era postglacial). Así, el Homo habilis es la “fase intermedia
entre el Australopithecus aun simiesco y el Homo erectus tan parecido
al ser humano actual”7.
En este orden de ideas, de las características del ser humano: la
constitución de la pelvis, la transformación en la laringe, la pérdida
del vello corporal, la aparición de la postura erguida y el desarrollo
del cerebro, es esta última una de sus principales determinaciones.
En efecto, el aumento del tamaño del cerebro8 permite pensar,
escribir, discutir. Aquí el autor reconoce la interdependencia que hay
entre el tamaño cerebral y la capacidad de los organismos9. El
desplazamiento sobre dos piernas fue un marcapasos de la evolución del
cerebro, aunado al papel de “pinzas” de los dedos pulgar e índice,
todo lo cual facilitó el mejoramiento en la calidad de los alimentos y
se hicieron posibles varias transformaciones en otros puntos alejados
de de los pies. Esto último lo describe Engels en su Papel del trabajo
en la transformación del mono en hombre cuando recuerda la lay de la
correlación del crecimiento, enunciada por Darwin, y según la cual
“ciertas formas de las distintas partes de los seres orgánicos siempre
están ligadas a determinadas formas de otras partes, que aparentemente
no tienen ninguna relación con las primeras”. De lo cual se concluye
que los parientes más próximos tuvieron evoluciones paralelas y que no
fueron nuestros inmediatos antepasados.
De todos modos, de la interdependencia habida entre el tamaño cerebral
y la capacidad de los organismos se han derivado notorias dificultades
para venir al mundo (por ejemplo, los dolores de parto y las
consiguientes reacciones esenciales en el equilibrio hormonal del
cuerpo de la parturienta). En efecto —nos recuerda el texto
estudiado—, la estrechez del canal del parto establece los límites tan
sólo rebasados con la cesárea. Tal es el precio que hubo que pagar por
el aumento del tamaño de la cabeza y por la evolución del cerebro.
Ahora bien, si el aumento del tamaño del cerebro, la posición erguida
al desplazarse, el perfeccionamiento y el mejoramiento sustancial de
la alimentación (sobre todo la omnívora) marcaron la constitución del
sujeto humano, fue —y es— el lenguaje una de sus cualidades más
preciadas.
Como lo afirma el libro, el desarrollo de la capacidad del habla fue
el último paso en la evolución del ser humano completo (hace
aproximadamente 150.000 años). Con esta característica del homo
sapiens sapiens se desprendió de sus antecesores y empezó a
independizarse. Hoy sabemos que la laringe nos sirve para articular,
es decir, convertir en tonos y fonemas la información del cerebro.
Recordemos que el lenguaje humano es doblemente articulado en tanto de
manera lineal utilizamos las unidades de valor una después de otra
(los fonemas) y también, en ese mismo sentido, empleamos las unidades
significativas. En últimas, el lenguaje es una capacidad del cerebro.
El lenguaje oral fue, pues, el medio de comunicación más importante de
los seres humanos, hasta la invención de la escritura hace 6.000 años.
En contraste, el hombre del Neandertal, al tener la faringe en una
posición demasiado alta, no llegó a hablar, aunque nos hayan
aventajado en la capacidad de respirar y tragar al mismo tiempo.
Así, pues, el homo habilis (fabricante de las primeras herramientas) y
el homo erectus (más altos y fuertes), como primeros representantes
del género humano cruzaron las fronteras de África y se dirigieron a
Asia.
Al explicar lo concerniente al hombre de Neandertal, Reichholf destaca
como nuevos métodos en la investigación del origen de los seres
humanos, el análisis del material genético de las mitocondrias,
especialmente el hecho según el cual estos componentes celulares
minúsculos sólo pueden ser transmitidos por la madre. Según él
“si los seres humanos que hace 70.000 años abandonaron África en el
tercer éxodo se asentaron en oriente próximo y de allí se adentraron
en Europa y Asia y por fin en el mundo entero, se hubieran emparejado
con mujeres de Neandertal, dicho fenómeno habría quedado registrado en
la herencia genética. Se habrían añadido a ella mitocondrias ajenas,
lo cual habría provocado un aumento súbito de la multiplicidad de las
características genéticas... Pero... fue un especie independiente que
se extinguió en las postrimerías de la época glacial y no una
subespecie del ser humano moderno, con quien convivió durante algunos
milenios en las mismas zonas, del mismo modo en que la actualidad los
simios y los seres humanos conviven en determinadas zonas de África,
aunque sin mezclarse”.
Fue la desaparición de los grandes animales (y con ellas, el
agotamiento de las fuentes de alimentación), al finalizar el período
glacial, lo que selló el destino del hombre de Neandertal. Aunque
también influyeron en la extinción la incapacidad de hablar, y por lo
tanto, la imposibilidad de intercambiar información que le hubiera
permitido sobreponerse a las dificultades por los largos viajes, amén
de la inexistencia de un acumulado que referenciara el pasado, el
futuro, etc., y que le hubiera facilitado la supervivencia como
certeramente concluye el autor, “cuando las palabras adquieren
carácter vinculante y de comprensión general, se convierte en una
corriente de información”. En fin, tampoco hay indicio, se sostiene en
el libro, de que el ser humano procedente de África incorporara en el
transcurso de la última época glacial información genética del hombre
de Neandertal. Y recuérdese que en el código genético universal quedan
establecidas las instrucciones para el trabajo y el funcionamiento de
las células y los organismos; también, que todos los organismos, de la
bacteria al hombre, son capaces de interpretar correctamente cualquier
mensaje genético.
Derivados de la capacidad cerebral y por lo tanto, lingüística (afirma
el mismo texto cómo, por ejemplo, “la gramática no se encuentra en las
palabras, sino en el lenguaje en sí mimo, y éste es un producto del
cerebro”).
Otra importante tesis que desarrolla el libro tiene que ver con el
hecho según el cual el cerebro más pequeño del ser humano se tornó
mucho más avanzado que el más grande del Neardertal, porque aquél era
ya capaz de comunicar pensamiento y deducciones10. De lo cual se
concluye el quiebre del predominio de la fuerza muscular sobre el
intelecto; pero también cómo desde entonces la capacidad del cerebro
se convirtió en la responsable del proceso evolutivo, determinándose
así el camino del hombre primitivo al sujeto humano moderno. Así, por
ejemplo, uno de los primeros planes conscientes del hombre moderno fue
la posibilidad de guardar las semillas de las hierbas silvestres y
plantas trituradas, el desarrollo de bacterias, féculas y gramíneas,
proteínas bacterianas de alta calidad que hicieron posible el pan. De
esta manera, la necesidad de transformar la penuria, y no el azar,
incidió en el proceso evolutivo del hombre.
En el apartado referente al tercer éxodo, explica el autor cómo el
origen del ser humano estuvo asociado con el impulso nómada. Cómo hace
un millón de años el homo erectus se trasladó al “viejo mundo”; cómo
hace 200.000 años vivió el hombre de Neandertal y cómo el homo sapiens
sapiens o “ser humano moderno” tiene una existencia entre 60000 y
70000 años, siendo la caza y la recolección características básicas de
la nueva forma humana que se abría paso por la extensión de los
bosques.
La tercera oleada de migración que atravesó el desierto se asentó en
la actual Palestina y en el suroeste asiático. Como nuevo
representante del género humano, el hombre de Cro Magnon (de la Europa
del período glacial) permaneció en la zona mediterránea, donde había
bosques y cuevas. En 10.000 años el hombre moderno alcanzó el Asia
Oriental y en balsas y sencillos vehículos acuáticos llegó a Australia
hace 40000 años, de donde pasó a Nueva Guinea.
Reichholf, así mismo, distingue 3 grupos lingüísticos: a) el más
primitivo al interior de África, al que atribuye el lenguaje original
de la humanidad; b) la rama asiática occidental-central-septentrional
y c) la rama de suroeste asiático, cuya estirpe se desplazó a
Australia y Nueva Guinea.
Hace 11.000 años, cuando aún estaba seco el Estrecho de Behring y era
una zona cubierta de tundra y rica fauna, los primeros seres humanos
alcanzaron el doble continente americano.
Pero el devenir histórico de nuestros más próximos prójimos no estuvo
exento de vicisitudes. En las sabanas húmedas del trópico africano se
incubó la enfermedad del sueño. El cuerpo desnudo se convirtió en
blanco de las moscas tse-tsé (cargadas de tripanosomas) transmisoras
de agentes patógenos. De tal manera que en el curso de 2 ó 3
generaciones humanas, la “sabana paradisíaca” se convirtió en un reino
de moscas tse-tsé que imposibilitó la presencia del ser humano. Así
que la opción que le quedaba era el uso de la vestimenta y la huida.
Finalmente, el texto reafirma que por nuestras venas no corre sangre
Neandertal, pues este hombre no logró sobrevivir porque su pariente
más eficaz procedente de África le arrebató su alimento, y, por fin,
lo destruyó en gran medida.
Es en la depresión del Tigris y el Eufrates donde se han hallado los
testimonios más antiguos de cultura, cultivos y asentamientos
humanos... La humanidad salió de las tinieblas de la prehistoria para
quedar bañada por la luz de la historia.
Llevamos, pues, carácter nómada en la sangre. En el origen del ser
humano se resaltan 3 éxodos: el del homo erectus, el Neandertal y el
hombre moderno.
Evidentemente, no ha sido lineal el desarrollo seguido por la especie
humana.
En resumen, la evolución humana tuvo como base, primero, la dotación
biológica y luego, el desarrollo del cerebro. Dados los estrechos
vínculos que nos unen a la naturaleza, somos resultado de la evolución
natural que, mediante salto cualitativo unido al lenguaje articulado,
el desarrollo del pensamiento y el dominio de la producción posibilitó
que la cultura se convirtiera en el nuevo motor de la evolución
humana.

I
El tercer éxodo del género humano: Homo sapiens sapiens conquista la
Tierra. Desde el África oriental, origen del hombre, diversos grupos,
denominados en Europa hombres de Cro-Magnon por el lugar en el sur de
Francia donde se encontraron sus vestigios, se dirigen hacia el sur y
el norte de Asia. Llegan a Australia, que conquistan por mar, y a
América, a donde llegan por el estrecho de Bering y a través del mismo
corredor libre de hielo que anteriormente tomaron los caballos para
abandonar el continente en el punto álgido del primer periodo glacial.
La inmigración a América tuvo lugar hace once mil años. En menos de
dos mil años, los hombres alcanzaron la punta más meridional de
Suramérica y, por tanto, habían poblado todo el doble continente.
magen 4
1 Ver De las bacterias al hombre: la evolución, p. 10`.
2 En la historia de la vida en la tierra se han distinguido varias
eras. Así, en la precámbrica se trata de los organismos de cuerpo
blando, en forma de gusanos. En la era paleozoica se despliegan los
primeros animales con esqueleto, helechos arborescentes, peces óseos,
primeros anfibios y reptiles. En la mesozoica dominan los dinosaurios
y aparecen los primeros mamíferos y aves y las primeras plantas con
flores. Los mamíferos se diversifican en la era cenozica.
3 Esto es desarrollado en el interesante libro de Alexander Ivanovich
Oparín, El origen de la vida...
4 Los “monos del sur” o “Australopithecus” han sido considerados como
los primates más avanzados, “primates antropoides” o antropomorfos.
5 De los 3.000 millones de años que es la edad de las especies vivas,
sólo en los últimos mil millones de años han existido los organismos
multicelulares (de cooperación), lo cual conllevó a una gran
revolución de la vida sobre la tierra.
6 Hay un océano de magma caliente —afirma el autor— sobre el que los
continentes flotan como cortezas petrificadas; producto del movimiento
de las placas, la posición de los continentes varía paulatinamente.
7 Reicholf, la Aparición del hombre..
8 A diferencia del Australopithecus cuyo cerebro tiene como capacidad
500 cm3, el del Neardertal (de hace 200.000 años) alcanza los 1500
cm3.
9 Recuerda el texto cómo el cerebro es la mejor fuente compuesta de
fósforo, al tiempo que el trifosfato de adenosina ATP (compuesto de P)
pertenece a los elementos básicos de la vida, indispensables para el
funcionamiento del cerebro.
10 La aparición del hombre. P. 206
13

  • COVENTRY CITY COUNCIL SERVICE REQUEST REFERRAL FORM PLEASE COMPLETE
  • JOB DESCRIPTION JOB TITLE RESEARCH ASSOCIATE IN EXPERIMENTAL QUANTUM
  • 15 NR POSTĘPOWANIA 14POIS2017 ZAPYTANIE OFERTOWE (W SKRÓCIE ZO)
  • YOUR SCHOOL NAME YOUR DISTRICT NAME STREET ADDRESS CITY
  • FORM 612—GENERAL INFORMATION (TERMINATION OF REGISTRATION) THE ATTACHED FORM
  • STUDENT EMAIL – NETMAIL ACCESS ENTER THE URL
  • CAMPAÑA “ DIGA NO A LA DISCRIMINACIÓN” MATERIAL INFORMATIVO
  • E LIVRO Nº X FLS X SCRITURA PÚBLICA DE
  • GUÍA DE REFERENCIA RÁPIDA DE LOS EVENTOS PARA ALCALDES
  • SUSAN RUBIN SULEIMAN FAMILLE LANGUE IDENTITÉ LA VENUE À
  • REVISED 316 PERINATAL HEPATITIS B CASE AND CONTACT REPORT
  • PROPUESTAS PARA LA COMUNICACIÓN DE LA COMISION SOBRE LA
  • REFERENZ DES BERATENEN UNTERNEHMENSGRÜNDERINNEN IM RAHMEN DER BERATUNGSFÖRDERUNG BERATENES
  • EPÍGRAFES INFORMACIÓN ADICIONAL ACTIVIDAD DE TRATAMIENTO ADHESIÓN AL PLAN
  • 13 GUIDELINES FOR PREPARING DISTRICT NOMINATIONS FOR THE NATIONAL
  • 42 UMGANG MIT PERSÖNLICHEN DATEN UND UNTERLAGEN ORDNUNGSSYSTEM FÜR
  • WNIOSEK O DOKONANIE ZMIAN W REJESTRZE ZAKŁADÓW PODLEGAJĄCYCH URZĄDOWEJ
  • İTHALAT KAYIT BELGESİ BAŞVURULARI İÇİN İLK DEFA ŞİFRE ALACAK
  • CHAPTER 2 FORMAT PAINTER LINK TO LPYSS DOWNLOAD A
  • THE HYDE GROUP CENTRAL HOME OWNERSHIP PANEL MINUTES OF
  • 0 DOSSIER TYPE DE CONSULTATION DE FOURNISSEURS ACQUISITION DE
  • ‘NEW CLIENT AND CONFLICT REPORT PROCEDURES” AS PART OF
  • ACM SAC 2002 SPAN STYLEFONTSIZE130PTMSOBIDIFONTSIZE100PTMSOANSILANGUAGEENGBUNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID
  • NAME ANTICIPATED GRADUATION DATE SOCIAL WORK PROGRAM REQUIREMENTS WORKSHEET
  • VIRUS DE LA LEUCEMIA FELINA LA LEUCEMIA ES
  • EL CONSELLER DE SANITAT HA ACUDIDO AL MARATÓN DE
  • RADIONICA O FINANCIJSKIM INSTRUMENTIMA PROGRAMA RURALNOG RAZVOJA RH 2014
  • DECRETO 1992000 DE 10 DE OCTUBRE POR EL QUE
  • (IME) (PRIIMEK) DATUM ROJSTVA STANUJOČ ULICA
  • BARBARA ROMANOWICZ PUBLICATIONS 1 ROMANOWICZ B AND K LAMBECK